viernes, 4 de septiembre de 2015

Bodega Pepe

                                                       Doña Amelia (Bodegas Amaral - Casa Pepe) y Justo (Entrecalderos)

Hoy fui a comer a un sitio en la Villa de Arico, que hacia ya algún tiempo que un amigo me había recomendado, las Bodega Ecológica Amaral - Casa Pepe.
Al llegar te encuentras con un comedor como para unas 30 personas, otro a la izquierda, que no entramos porque lo tienen con todos los "jaretos" de la Vendimia, que empieza mañana, con la recogida de la uva blanca. Por que en esta Casa, se hace un vino ecológico del bueno y en varias modalidades, de las que ya hablaremos en otra ocasión. Al fondo está la Bodega, que nos han prometido enseñarnos en otra ocasión.
Nos atiende Doña Amelia, todo un personaje, una mujer simpática y trabajadora que habla con alegría y orgullo de sus vinos y sus platos.
Nos recibe con cordialidad y nos ofrece para picar tomates aliñados con aguacate o un queso de la tierra, optamos por el queso, riquísimo para acompañar su vino tinto ecológico, muy bueno.
De segundo, o principal, nos ofrece Conejo en Salmorejo (lo probé y está muy bien, muy casero), Carne de Cabra (algo que dejé pendiente para una próxima y segura ocasión), Pollo asado a la piedra y Secreto Ibérico de Cochino Negro (de cerdo negro, para los de fuera) también asado a la piedra. 
Optamos por el Secreto de Cochino Negro acompañado de un pimiento asado, simplemente espectacular, no me quedaría corto si digo que es el mejor que me he comido en Tenerife, algo buenísimo, solo por este Secreto, vale la pena volver las veces que haga falta, en serio. Que difícil es encontrar una carne de esa calidad por estos lares. Entre medio de la comida, ah por cierto, te pone un mojito colorado de pimientas como bienvenida, gloria bendita, entre medio, decía, Doña Amelia nos ameniza con historias personales de los años que lleva, los sacrificios que cuesta salir para adelante, nos echamos unas risas y ella, hala, de vuelta a la cocina.
De postre nos ofreció un flan con bizcocho casero con un regustito a moka muy rico.
          El sitio es muy acogedor y agradable, la atención muy amigable, todo un placer haber conocido a Doña Amelia, con su marido, Don Pepe, hablamos poco, andaba el hombre preocupado por un asunto de unas llaves desaparecidas y no estaba para mucha conversación.

Pros y Contras (alguno hay)
-     
     Pros
Atención muy cercana.
Vino de cosecha propia embotellado, ecológico y de alta calidad.
La comida, muy buena y casera, materias primas de primera calidad y muy bien preparadas.
Relación Calidad/Precio, bastante bien. Si no te pasas pidiendo, puedes andar por los 16/17€ por persona, si tienes mucha hambre, puedes llegar a los 20/25€. De cualquier manera, muy bien.
-          
      Contras
Hay que ir sin prisas, a veces está Doña Amelia sola y hace lo que puede, que es mucho, pero avisados están.
No tiene carta con precios, lo que te puede llevar a algún sustito inesperado, yo sugiero preguntar precio.

Aquí les dejo unas fotos de nuestro paso por Casa Pepe, local que recomendamos y al que sin duda volveremos.






¡Qué aproveche!